El (improvisado) Arco del Triunfo

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Cualquier persona normal abriría un fotoblog con alguna de las mejores fotos que tenga. Yo la normalidad la dejé muy atrás hace tiempo. Esta foto, de hecho, si por mí fuera ni siquiera habría salido de la tarjeta de memoria de mi cámara.

Me explico. Yo volvía de visitar el Louvre, con los pies destrozados y hasta los mismísimos ovarios de mis acompañantes. Con más hambre que el perro de un ciego, además. Paramos por el Arco del Triunfo como última visita del día -como se aprecia en la foto está atardeciendo- y la verdad es que no tenía ganas ni de sacar la cámara de la mochila. Dejé a la gente aparcada y me fui a buscar algo de comer. Por esa zona, más abajo del lugar donde se tomó la foto, hay varias panaderías, así que hacia allá me dirigía cuando, supongo que por cargo de conciencia, me paré a sacar la cámara y tiré la foto con una desgana absoluta, sin fijarme ni en el encuadre. Me dio también igual, como veis, que el balance de blancos estuviera completamente desajustado.

Pero lo que son las cosas, resulta que la probablemente peor foto que saqué de ese viaje fue la foto que le gustó a mi madre, y por esa razón ha pervivido en mi disco duro durante años. Es de hecho una de las pocas fotos que me ha pedido ampliar, y yo aún hoy la miro y me pregunto por qué.

Es bueno empezar un nuevo proyecto preguntándose por qué.

– París, Francia, 28 de febrero de 2009.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s